¿Cuál es el proceso de elaboración del vino blanco?

Publicado en Jan 17, 2023 |

Descubre acá ¿Cuál es el proceso de elaboración del vino blanco? Es uno de los más complejos y minuciosos que existe en la producción del vino

¿Cuál es el proceso de elaboración del vino blanco?

El proceso de elaboración del vino blanco es uno de los más complejos y minuciosos que existe en la producción del vino. Se trata de un arte muy valioso en la tradición chilena que requiere de una serie de pasos que veremos más adelante.

Los vinos chilenos son de excelencia a nivel mundial, debido a su delicado proceso de elaboración. No hay nada como disfrutar de una buena copa de vino en reuniones con amigos o en la mesa familiar para brindar en festividades y celebraciones. En Chile somos fanáticos de sus cosechas, por lo que esta vez, profundizaremos en el delicioso vino blanco.

El proceso de elaboración del vino es un arte que depende de las técnicas aplicadas y del modo de hacer de cada bodega en particular, siendo algunas mecanizadas y con mayores controles, y otras más tradicionales y artesanales. Por su parte, el vino blanco tiene un proceso de elaboración muy parecido al del vino tinto, sin embargo, existen algunos detalles que comentaremos más adelante.


¿Cómo se hace el vino blanco?

El vino blanco se hace a través de un procedimiento que cuenta con distintos pasos, todos ellos muy importantes para llegar al exquisito sabor final. Los vinos blancos, generalmente, son de gran presencia en boca, y destacan por su cuerpo, cremosidad y estructura. Además de esto, son muy elegantes y se utilizan para grandes celebraciones, como matrimonios y fiestas privadas.

Existe una gran cantidad de tipos de vino blanco, en cuanto a la uva con que se fabrica y el tratamiento que recibe. Por esta razón, comenzaremos contándote que todo vino tiene un lugar determinado, con un clima y suelo apropiado para cada tipo de vid. Por ejemplo, los climas más fríos son perfectos para variedades blancas.

Dependiendo del cuidado de la parra, es la calidad de los frutos. El viticultor controla cuánta uva se va a producir para evitar una sobreproducción de racimos; y se preocupa de la conducción del crecimiento de la parra, con el objetivo de asegurar una adecuada exposición de los racimos y controlarlos de enfermedades.

En la vendimia se determina el momento exacto para cortar, por lo que el enólogo y el equipo agrícola miden el nivel de concentración de azúcar en la fruta. También degustan los granos para advertir qué sabores serán los que las uvas les traspasarán a los vinos.

Cuando los granos son transportados a la bodega de vinificación, comienza la etapa de molienda, en donde se utilizan máquinas que separan el grano del escobajo (la parte vegetal del racimo), para después moler la uva.

El mosto (jugo de uva en el caso de los vinos blancos) es depositado en cubas de acero inoxidable. La fermentación alcohólica ocurre en este momento, con la finalidad de convertir el jugo de uva en vino. Generalmente, la fermentación demora 20 días a una temperatura aproximada de 14° a 17°C en el caso de los vinos blancos.

La vinificación de los vinos blancos se diferencia de las cepas tintas en que el jugo de uva no fermenta en contacto con el orujo. Por lo tanto, las etapas de molienda y prensado deben hacerse lo más rápido posible para evitar el contacto del jugo con las partes sólidas de los granos. Para esto se necesita una organización impecable en la bodega.

Cuando se separa el hollejo y las semillas, se da inicio a la fermentación a una temperatura que va alrededor de los 14° y 17°C, mucho más baja que los tintos. El proceso se demora una semana, pues el frío retarda la acción de las levaduras.

El vino absorbe todas las características esperadas, entonces el enólogo comienza el descubre, que tiene relación con juntar los vinos provenientes de distintas cubas que han adquirido diferentes particularidades.

Acto seguido, los vinos se clarifican, lo que significa que se limpian de borras y levaduras, para luego proceder a embotellarlos.


¿De qué depende el color del vino?

El color del vino depende de muchos factores, como tipo de uva, clima, zona de producción y proceso de elaboración, entre otros. Todos estos factores determinan el color de los distintos tipos de vinos que existen y nos dan información valiosa al momento de determinar las cualidades de los vinos que disfrutamos, a través de la cata del vino.

Más allá de ser una cualidad cosmética, el color del vino tiene relación con un trasfondo mucho más profundo que el que nuestros ojos visualizan. La variedad, su estructura e incluso su edad, son solo algunas de las características que podemos encontrar.

La mayoría de las personas consideran que el vino es blanco porque sus uvas son verdes y que el rosado es una mezcla de uvas tintas y blancas. Pero la realidad es distinta. Si bien el vino blanco se elabora generalmente con uva blanca, existen algunos blancos y champagne elaborados con uvas tintas. El proceso de elaboración requiere de una serie de etapas que determinan muchos factores, como el color, por ejemplo. Nuestro cerebro confía mucho en lo que ve y está demás decir que influye al momento de la cata. Por esta razón, en algunos lugares se intenta hacer catas ciegas para no estar influenciados por los colores.

Los vinos blancos dependen mucho de la variedad, del clima, y de la crianza y elaboración. Sus colores van desde el verdoso brillante hasta el color oro/ámbar, entendiéndose el primero colores que indican mayor juventud del vino y los últimos vinos más evolucionados y con mayor necesidad de consumir.

Pero ¿cómo el vino llega a su color? Es en el proceso de elaboración del vino donde obtiene su color definitivo. Si somos más específicos, en la etapa de la maceración que ocurre después de extraer el mosto. En los vinos blancos, de brillante color amarillo verdoso, por ejemplo, la maceración se realiza sin la presencia de las pieles, por lo que no le transfiere su color. En los vinos rosados, elaborado principalmente con uvas de la variedad tinta Cinsault, se lleva a cabo una maceración con pieles muy breve que le permite obtener ese singular color damasco pálido.

La intensidad del color puede variar según la acidez, mientras que la concentración de antocianos lo puede hacer según la variedad de uva y la edad del vino. Pero eso no es todo, porque también hay que considerar el paso del tiempo. En cuanto a los vinos blancos y rosados, el color se va oscureciendo. Los blancos pasan de los tonos amarillos y verdosos al dorado o ámbar; y los rosados del rosa a anaranjado y ámbar.


Preguntas sobre los tipos de vino blanco

Si te han quedado algunas dudas sobre los tipos de vino blanco, hemos recopilado información útil y confiable para ti. Queremos que sepas lo necesario sobre vinos para que disfrutes de ellos en cualquier momento, además de algunas de nuestras tradiciones más preciadas.


¿Qué es el vino blanco?

El vino blanco es una bebida alcohólica en torno a la cual existe un delicado proceso de producción. Se trata de un producto que se consigue únicamente luego de un largo tratamiento que consiste en cultivar la uva, limpiarla, prepararla y fermentarla durante periodos que pueden ir desde unos pocos meses hasta varias décadas.


¿Con qué se marida el vino blanco?

El vino blanco se marida con distintas opciones que pueden ser elegidas según tus gustos y requerimientos. Algunas alternativas son:

  • Pescados: aquellos pescados de sabor fuerte combinan muy bien con las botellas de vino blanco crianza.
  • Mariscos: disfruta de algún plato de mariscos junto a un vino blanco joven, así potenciarás sus sabores.
  • Pastas con salsas ligeras: para pastas con salsas marinada o carbonara, un vino blanco es perfecto acompañante.
  • Carne ligera: la carne de pollo marida perfectamente con cualquier vino blanco.


¿Cómo apreciar mejor el color del vino?

Para apreciar mejor el color del vino te recomendamos servir el vino en una copa, poner una hoja de color blanco detrás y mirarlo. Así podrás ver sus contrastes y el borde del vino.


¿Cuáles son los tipos de vino blanco?

Los tipos de vino blanco son:

  • Sauvignon Blanc: la uva de este vino blanco crece en Chile, generalmente en el norte y este de Santiago. El Sauvignon Blanc se originó en la región francesa de Loira (Sancerre) y es la cepa para vino blanco más popular en el mundo.
  • Chardonay: se encuentra en varios países y produce vinos deliciosos, ideales para todo paladar. Es también conocido como la “mejor cepa de vino blanco del mundo”.
  • Riesling: proviene de Alemania y es una de las cepas más importantes a nivel mundial. En Chile el riesling se cultiva principalmente en los valles más fríos al sur de Santiago. Tiene matices verdosos hasta dorados y su sabor es ligero y fresco.


Te entregamos más información sobre Cepas de vino blanco en Chile ¡Aquí!

Para aprender todo sobre las cepas de vino blanco en Chile, te invitamos a conocer nuestros variados cursos, especialmente diseñados para principiantes que quieren resaltar en reuniones importantes con conocimientos del vino; para quienes saben un poco pero no tanto, con nuestra modalidad intermedia.

Categorías: cepas, Guarda, Uva, Vinificacion