Tipos de guarda de vinos

Jul 25, 2023 |

Conoce aquí todos los tipos de guarda de vinos, los cuales generalmente están asociados a barricas de madera, pero hay algunos más.

Tipos de guarda de vinos

De seguro has escuchado sobre la guarda de vinos, siendo el más común las barricas de madera. Pero lo cierto es que existen algunos más con distintos objetivos según el vino que se quiere obtener. Acá te enseñamos todo sobre los tipos de guarda de vinos.

Todos sabemos que con la guarda los vinos mejoran, pero no todos son considerados de esta manera, pues deben tener características adecuadas que permitan que madure en botella. Generalmente, la guarda se puede lograr con determinados vinos que evolucionan y mejoran con el paso del tiempo.

Luego de la fermentación del vino y antes de ser embotellados, pueden pasar desde pocas semanas hasta incluso años en distintos tipos de contenedores. A este proceso de tiempo le llamamos guarda y está asociado principalmente al uso de barricas. Ahora bien, el vino no solo se guarda en barricas de madera, sino también en otro tipo de contenedores que conoceremos a continuación.


¿Dónde se guardan los vinos?

Los vinos se guardan en distintos tipos de contenedores para poder obtener propiedades únicas y destacadas. El tema del vino es todo un mundo y queremos que lo conozcas. Nuestra selección para ti es la siguiente:

  • Barricas de madera:

La madera entrega algunos sabores determinados a los vinos, por ejemplo, el Cabernet Sauvignon se destaca por tener notas ahumadas, a chocolate o a vainilla. Entre los tipos de madera que existen podemos encontrar el Roble europeo y el americano, aunque también destaca el Raulí. El primero de ellos ofrece notas más livianas, y el segundo entrega notas robustas a vinos con más estructura.

Los barriles tienen distintos niveles de tostado, pueden ser nuevos o usados y de distintos tamaños. En este sentido hay que considerar que, a mayor tostado de la madera, mayor serán las notas ahumadas. Además, mientras más pequeña y nueva sea la barrica, más protagonismo tendrá la madera.

Cuando la madera es nueva le otorga más taninos al vino, este gran componente es el que le da astringencia, mayor estructura y ayuda a estabilizar el color como prolongar su envejecimiento en la botella. Ahora bien, con el paso del tiempo los poros de la madera se tapan y pierden la capacidad de entregarle taninos y sabores al vino. Aunque de igual manera ayudan a su microoxigenación (exposición a bajos niveles de oxígeno para complejizar los sabores del vino).

  • Tanques de acero inoxidable:

Hay otros casos en los que los enólogos prefieren no entregarles las ventajas de la madera porque tienen la idea de un vino más joven, fresco, liviano y frutoso. O también porque creen que la variedad no se beneficiará de sus atributos, pues el vino no tiene taninos que suavizar como pasa con los blancos o tintos con poca presencia de estos, como el Cabernet Franc.

Los tanques de acero inoxidable son una alternativa ideal para contener aromas sin exposición al oxígeno, debido a que son herméticos y de material inerte. Pero al vino le tomará más tiempo conseguir los niveles de evolución que obtiene con la madera.

  • Huevos de concreto:

Es la manera ancestral de transportar, fermentar y almacenar el vino, es decir, de llevar a cabo todo el proceso que requiere esta bebida. La enología actual, quiso imitar el ejemplo y creó los fermentadores en forma de huevo, también llamados huevos de concreto.

La ventaja que tienen los huevos de concreto es que generan que el vino se encuentre expuesto a bajos niveles de aireación. Además, su forma circular hace que el vino se encuentre en constante movimiento formando una especie de remolino que ningún otro tipo de guarda de vinos tiene debido a su forma. De esta manera, el vino resulta ser más homogéneo y fermenta en contacto con sus lías, obteniendo nuevos sabores y texturas. Sumado a lo anterior, con este método los vinos no necesitan refrigeración artificial.


Preguntas sobre la guarda de vinos

Si te han quedado algunas dudas sobre la guarda de vinos, hemos recopilado información útil y confiable para ti. Queremos que sepas lo necesario sobre vinos para que disfrutes de ellos en cualquier momento.


¿Cuáles son los vinos de guarda chilenos?

Los vinos de guarda chilenos son aquellos que van mejorando con el tiempo y, al mantenerlos guardados en condiciones óptimas, sus cualidades y su valor se multiplican cada vez más. Un ejemplo de vino de guarda chileno es el Gran Reserva Serie Riberas Malbec, que hace una guarda de 14 meses en barricas de roble francés y fudres de 5.000 litros.


¿Hay guarda de vinos blancos?

Efectivamente hay guarda de vinos blancos, como el Sauvignon Blanc cuya guarda es de 6 meses en tanques de acero inoxidable para adquirir un carácter expresivo y jugoso en que prevalece la fruta. En otros casos hay guarda de variedades blancas que no son tan aromáticas, como el Chardonnay, por lo que suelen guardarse en barricas para ganar complejidad.


¿Cómo son los vinos de guarda?

Los vinos de guarda, generalmente, son complejos, con taninos fuertes, un grado alcohólico más bien alto y acidez; una cualidad óptima para que un vino reaccione bien en el proceso de crianza y envejecimiento que va mejorando con el tiempo.


Te ayudamos con los tipos de guarda de vinos ¡Aquí!

Para aprender todo sobre los tipos de guarda de vinos, te invitamos a conocer nuestros variados cursos, especialmente diseñados para principiantes que quieren resaltar en reuniones importantes con conocimientos del vino; y para quienes saben un poco mas, con nuestra modalidad intermedia.

Escríbenos a [email protected]